Acerca de Bob Macespera

Robert Macespera, o sea yo mismo, nací en los felices y lejanos años 70 en un lugar del que nadie quiere acordarse. Criado con esmero pero sin mimo, con buen gusto pero sin caprichos. He vivido en los países suficientes como para valorar mejor cada rincón de cada ciudad nueva que conozco, de cada nuevo sitio que visito.

Escritor, en el sentido de que escribo, pensador, en el sentido de que pienso; pero sobre todo curioso imparable e implacable respecto de todo aquello que vale la pena conocer. Admirador del talento ajeno, de todo lo que esté bien hecho, de la paciencia, de la experiencia, de la culturas distintas a la mía, de las buenas maneras y de la buena mesa.

Reviso cada día mis defectos, para acabar con ellos, y no me preocupo de las escasas virtudes que algunos dicen que tengo.

Mis lemas son cortos y muy sencillos. Los aprendí de alguien a cuya sombra siempre me arrimé y los comparto con mucho gusto con todos los que me quieran escuchar:

No hay camino, se hace camino al andar.

No se es feliz por tener más, sino por necesitar menos.

Vivo en un rincón del paraíso con mi mujer, con mis perros y con mil cosas que hemos ido recopilando en nuestro camino.

Anuncios